domingo, 6 de abril de 2014

140406 Vía verde del Alberche – Embalse Picadas

140406 Vía verde del Alberche – Embalse Picadas
           


        Yo...
            No temáis, que no quiero ser el protagonista de nada. Pero si confieso que me gustaría aparecer de vez en cuando en las rutas, y como la mayoría de las veces soy yo el fotógrafo, no es extraño que en alguna ni aparezca. A si que, por si acaso, me presento, me retrato y doy paso al relato de las andaduras de esta senda que tan gratamente nos ha sorprendido. Muy cerquita de Madrid y muy escondida. Cosa que casi se agradece porque, aún así, esta densamente transitada y no se si vamos a caber mas paseantes.
        Y digo paseantes y no senderistas, porque esta es una de esas rutas que hay que disfrutar relajadamente en compañía de amigos, como ha sido nuestro caso.

Además contamos con la presencia de nuevo componente en el grupo. Mi querida Tere, gran amiga de Pili y buen gente donde las ‘haiga’.
Esta es la foto del lugar donde podéis dejar los coches, y ahora os digo como llegar hasta aquí.
(la foto es vista atrás)
Si vienes de Madrid (o de cualquier otro sitio), deberás buscar la forma de llegar y poder transitar por la M-501 o  lo que es lo mismo, la carretera de los Pantanos.
Si te mareas en el coche, seguro que recordaras el tramo final, que es del que tienes que estar pendiente, porque habrás vomitado ‘cienes’ de veces si tu padre te traía por aquí de pequeño en un pelotilla, o en un SIMCA 1000 sin aire acondicionado y con la abuela que en total erais 7 y hoy, viendo fotos, no te explicas como es posible que toda esa gente con neveras azules de plástico, sombrillas y sillas plegables para la abuela que siempre estaba de lo suyo, una vecinita amiga de tu hermana, fea por cierto, y tu padre ‘tostao’ de tinto de verano a la vuelta (antes denominado sangría), podía entrar en esa mierda coche. Perdón por lo de coche!!.
Por cierto, todo esto sin cinturón, sin airbag, sin chasis absorbente ni ABS, y con un alboroto, durante el regreso, parecido al que se monta en la cola de la pescadería cuando se cuela la del rellano del 27 bis (que por cierto, siempre es la misma. Que se habrá creído con esos pelos platino, que parecen estropajo nanas...!).
...Que si la abuela se marea..., tu madre dándole la barrila a tu padre;
.-“Mariano, mira ‘pa lante’ que te estas durmiendo. Menuda tajá tas ‘pillao’ con el vino. Vaya ejemplo para los niños”.
 A todo esto tu hermana y su amiga, jugando a las palmas palmitas en una tercera dimensión porque en el coche no hay espacio corpóreo, tu hermano el pequeño encima de ti porque eres flaquito, y tu otra vez con el estomago revuelto y arcadazas con las puñeteras vueltas. Que por cierto..., de retorno, hay una caravana de coj... así que tu padre no se explica porque se marea el mierda niño este.
En fin...!!!       que si has venido por aquí están las misma vueltas, y si no has venido, ven despacio que no hay prisa.
Cuando llegues a la rotonda de Pelayos de la Presa, gira 180º y te vuelves por donde has venido, pero solo unos 300 m. ya que enseguida veras un camino hacia la derecha que te indica la entrada a esta zona recreativa. Estamos mas o menos en el Km. 50.
Ahora en serio, ¡Mucho cuidado!, porque frenas el trafico y esta al final de una curva.
Hay otra opción con variantes, pero también tiene sus peligros:
a)                          Antes de cruzar el puente sobre el Alberche que esta justamente 500 m. antes de la rotonda en cuestión, hay un restaurante llamado ‘El Puerto’, donde el café por la mañana es mas que aceptable, y tiene un parking bastante grande. El problema es que deberéis cruzar la carretera o andar por el arcén unos 200 m. hasta poder coger el sendero que os deja en el inicio de la ruta.
b)                          Enfrente del restaurante hay una urbanización donde os podéis arriesgar a dejar el coche, y desde allí, paralelo al quitamiedos hay un senderito que os llevara hasta el mismo sitio.
c)                          Pasando el restaurante, esta el antiguo puente abandonado ya, pero con acceso limpio y fácil donde podréis aparcar.
En lugar de cruzar la carretera, bajad este puente por detrás y podréis llegar al famoso inicio.
            Doy por hecho que después de esta disertación ya estáis en el sitio indicado para poder empezar a caminar esta ruta porque, mientras el copiloto lee esta parrafada, os ha dado tiempo a perderos y preguntar en Cuenca como volver.
           
              Al camino...!
            Una vez aparcados los vehículos, vamos a seguir en linea recta pasando por este edificio que pertenece a la federación de piragüismo, y tras pasar una valla que impide el transito de vehículos, empieza lo bueno.
           

        Mañana fresca de primavera, pero apunta maneras de día soleado.
            Atrás dejamos la vista del puente de la M- 501 que cruza el Alberche, y mas atrás la presa de Pelayos.
            

           El recorrido, como os adelantaba, es recto. Ida y vuelta son unos 13,5 Km..



    Si vais con prisa la podéis hacer en unas 3 horas, pero nosotros empleamos casi 5. Os podéis hacer una idea de la parsimonia con que se puede acometer esta empresa.
Aunque nosotros nos entendemos mejor si decimos ¡¡¡vaya pachorra!!!
            No os voy a dar datos de acumulados + o acumulados -, ya que por mucho que se empeñe el GPS, aquí no hay ninguna cuesta, salvo el mismo desnivel que sufre el rio y que hace que discurra paralelo a nosotros.
     


        Continuamente atravesaremos una sucesión de puentes de firme aceptable, pero en cuyas barandillas no confiaría mucho. Si tenéis que apoyaros en algún sitio, buscad una piedra o un árbol fuera del puente.
En una excursión anterior, aprovechamos este árbol caído para utilizarlo de merendero, y creedme que hace un buen servicio. Nos alegramos de volver a encontrarnos con el, pero hoy no requeriremos de sus favores.
¿Cuál es la real?
Quienes somos?
De donde venimos?
A donde vamos?
Que fue lo primero, la gallina o el Huevo?
...Y tu de quien eres?
Donde están mis llaves?
Quien da la vez?
Me quieres???
Preguntas, todas ellas, que han marcado nuestras vidas y dejan poso en el alma y en nuestro talante...
Bueno... si tienes que hacer la última de esta lista..., generalmente ya sospechas la respuesta...

        Aquí, Pili posando lo mas natural posible.
Creo...??


Nuevo puente.

Creo que en total son 6

Este que vemos aquí nos hace cruzar de la orilla derecha por la que caminábamos, a la izquierda que ya no la abandonaremos hasta el final
      Esta vía verde discurre por una antiguo trazado ferroviario que debía unir Madrid con Plasencia, pero solo se construyo el tramo que va desde San Martín de Valdeiglesias, a Pelayos.
El proyecto se abandono y se desmonto sin llegar a ponerse en marcha como evidencia el túnel sin apuntalar (ojo que podrían producirse desprendimientos como ocurrió hace años con el que se puede ver al final del tramo)
            


      Nueva barrera anti vehículos que traspasamos sin problemas y...
          

       ...que nos da paso al lugar donde se debería haber ubicado la estación ferroviaria de Navas del Rey.
            Hasta aquí también se puede llegar en coche por caminos vecinales que parten del mismo pueblo de Navas.
           Seguimos camino y en la siguiente barrera nos sorprenden con un  cartel de prohibido el paso por desprendimientos.
Por supuesto, absolutamente nadie hace caso del letrero (hasta en la página de Madrid.org, donde se publicita la ruta, se omite este dato), así que como nosotros no vamos a ser menos .-"¿quién ha dicho miedo...??


   Aunque lo parezca, no nos despegaremos del rio en ningún momento
Tal es así, que aunque esta considerada como muy fácil, yo pondría avisos por todos lados para aquellos que quieran realizar esta ruta en bici con niños pequeños, ya que hay muchos tramos en los que, como este que os muestro, no hay protecciones y el riesgo de caída es real. En algunos puntos hemos calculado que la altura puede superar los 6 metros de altura y un despiste lo puede tener cualquiera, máxime si eres niño y vives en los mundos de Yupi.


Muestra de la fauna que puebla los puentes del Alberche

     Llegamos al túnel, que aunque se puede atravesar, también se puede bordear por su derecha como podéis apreciar.
Si sois aprensivos, o si sois cegatos, os recomiendo bordearlo, cosa que haremos nosotros en próxima ocasión.

     El interior esta sin rematar, y se evidencia que algún desprendimiento ya ha sufrido esta excavación. Nunca pasa nada, pero por si acaso... Uno de los ciclistas que la atravesaba en el mismo momento que nosotros acabo en el suelo al topar con una roca. Tiene cierto peligro y avisados quedáis, que luego no quiero cuentas pendientes con nadie.
          
  No te jod...!!!


            Pronto estamos en la salida. Calculo que la distancia será de unos 80 / 100 m. no mas...

Se hizo la luz!!!
Nuevo puente en el que se puede apreciar el tema de las barandillas

Me da que las barandas, que se pusieron en los inicios, ahora están presentes porque cuesta mas serrarlas que el beneficio económico que les pueda reportar a algún nativo de la Europa del Este, que debido a la continua persecución e incomprensión que sufren por motivos culturales sobre la legitimidad y titularidad de bienes propios o ajenos de las cosas que están en la calle solitas y sin un documento que acredite su dueño, sufren por parte de las autoridades de este país intolerante y lleno de gentuza malintencionada para con sus costumbres.
            


      Nuevo intento, por supuesto presuntuoso como se caracterizan todas mis tomas, de fotografía en perspectiva.
            
      Total, un churro, pero el sitio es bonito y para que os hagáis una idea.


     Lo hago solo por eso...


      Desagradecidos!
           
Seguimos camino en buena armonía.


      A la altura del 4º puente, nos encontramos con este apartado donde decidimos parar para comer algo.
Solo a titulo informativo, este resguardo es de las escasas y contadas zonas mas ‘intimas’ que se pueden encontrar en esta ruta, y ya lo he dicho todo...
            
      Que ricos los bocatas en el campo... y dirás;
.-”¿Esto a que viene en medio de la charla que nos estas pegando?”.
            Voy con ello; Tu llegas una noche a casa cansado de trabajar, ...o no, que cada uno va al trabajo a lo que puede... Al lío!!; Llegas y preguntas
.-“¿Qué hay de cena?”
.-“lo que te hagas!!”
.- “Jod...”
Y tu vas y te haces un bocata de chorizo, que te comes con cara vinagre y encima te pasas la noche repitiendo el chorizo que en que mala hora no te has hecho una tortilla francesa.
En fin.
Pues eso, que ese mismo bocata te lo zampas aquí con nosotros y te sabe a gloria bendita. Lo poderosa que es la mente y la tontera de cada uno.
Vámonos que todavía queda, y de paso me callo un rato para disfrutéis del paisaje y el entorno que empieza a subir la temperatura y el calorcito abriga como una mantita en invierno




    Nueva barrera que nos da acceso al embalse de Picadas.
Estamos llegando al punto medio de nuestra ruta.
          
  






     Foto testimonio de la llegada integra del grupo.
Imagino que lo que vemos al pie de la presa, es un antiguo molino, pero lo cierto es que la imagen evoca a otros tiempos, e incluso a otras tierras. Parece que por el fondo vayan a aparecer los Mc’Gregor para unirse a los Mc’Callagan y juntos partir en busca de la independencia de Irlanda, Escocia, o Gales. Esto lo aclaro, porque en cuanto sale la palabra independencia, aparece Artur Mas exigiendo no se que...y este no es lugar para estas cosas.

  El caso es que tras unas pocas fotos nos teneos que volver a ver si aún podemos comer en casita que no es muy tarde todavía.


     No os voy a comentar mucho mas, ya que la vuelta se hace por el mismo camino, 


...pero no nos importa ya que el paisaje merece la penar y no cansa hacer un repaso del mismo por si se nos ha escapado algo.

    Como podéis apreciar, el parking, ahora, esta mas que saturado. Acordaos que a quien madruga, le sonríe el destino si de aparcar se trata, porque Dios no suele intervenir en estas cosas.
            Foto final, y aunque os pongo un enlace al track, esta ruta si que para denunciar al que se pierda.
...A no ser que en algún despiste alguno, como el torpe pero siempre bien dispuesto de Manolo, caiga al agua y no volvamos a saber de el, que entonces no nos quedara mas que callar el resto de nuestra vidas y tratar de olvidarnos de Manolo y lo dejados que fuimos con el. Con lo majo que era.
Al fin y al cabo, todas las familias guardan cadáveres en el armario. No íbamos a ser menos...

Besos y buen camino.
Track en Wikiloc